Ir al contenido principal

En la otra orilla del Ebro

Casco Antiguo o barrio de Aquende de Miranda de Ebro


El río Ebro separa en dos Miranda de Ebro. El río y el cerro de la margen derecha de éste fueron determinantes en la creación de Miranda de Ebro. Allí nació, pues, esta ciudad que pronto se expandió hasta la otra orilla del río. Así se crearon dos barrios: Aquende y Allende. Aquende, el Casco Antiguo, en la orilla derecha del río, mantiene el encanto que ha perdurado durante siglos; Allende, en la margen izquierda, sufrió los cambios de la modernidad llegada con el tren. En lo alto del cerro un Castillo construido en el siglo XV. Después de pasear por la historia familiar en Miranda de Ebro cruzamos el puente de Carlos III para pasear por las estrechas calles del Casco Antiguo.


Miranda de Ebro, dividida por el Ebro, desde el puente Carlos III
2016-03-27

Con la llegada del tren Miranda de Ebro se expandió y creció tanto en población como en expansión. Es cuando se creó el Ensanche de Keller, aunque, antes del ensanche, Miranda de Ebro ya había sufrido varias ampliaciones. Y es que Miranda de Ebro se creó en el cerro La Picota, en la margen derecha del río Ebro. Pronto creció hasta quedar separada por el río, mucho antes de la llegada del tren. En la Edad Media, el barrio de Allende se situaba alrededor de la iglesia hoy conocida como Espíritu Santo. La ciudad estuvo protegida por unas murallas que estuvieron en pie hasta el siglo XIX.

Iglesia del Espíritu Santo, antiguamente llamada de San Nicolas
2016-03-27

El puente Carlos III es la unión entre las dos partes de la ciudad. Este puente medieval ya unía la ciudad en el siglo XII. Durante la historia ha sufrido varias modificaciones: en el siglo XVI se construyó una torre sobre el primer arco del lado derecho donde estuvo el Ayuntamiento. En 1775 una gran riada destruyó el puente y la torre del Ayuntamiento por lo que lo trasladan a un edificio en la Plaza de España. El puente se reinauguró en 1780. En 1911 se cambian las barandillas por unas de fundición y se cambian de lugar los leones, que antes estaban cercanos a la margen izquierda o barrio de Allende. Esta última reforma la realiza Federico Keller, quien también diseño el Ensanche. Desde el puente se pueden ver, sobre la orilla del río, algunas de las casas colgantes que aún se conservan y las antiguas casas del barrio de Allende. Así como los demás puentes que unen la ciudad por otros puntos. En lo alto de la parte vieja se ve el Castillo.

Puente de Carlos III y Casco Antiguo de Miranda de Ebro

Casas colgantes en la orilla del río y el puente por el que pasa el tren a su pasa por Miranda de Ebro
2016-03-24

Una vez que cruzamos el puente nos internamos en el Casco Antiguo por una estrecha calle que se abre en la Plaza de España, donde está el Ayuntamiento. Después de que en 1775 una riada se llevara por delante el puente y la torre donde estaba el Ayuntamiento, decidieron construir el nuevo ayuntamiento en esta plaza que por aquel entonces se llamaba la Plaza del Rey. Según la época histórica esta plaza ha recibido varios nombre: del Rey, de la Constitución, de la Republica y, actualmente, de España. En el centro de la plaza un kiosko de música.

Plaza de España. En el medio el kiosko de música y en el lateral derecho el Ayuntamiento
2016-03-27

Enfrente del Ayuntamiento, al otro lado de la plaza, está la Casa de las Cadenas, del siglo XVI, construida por la Ribaguda y donde en el siglo XVII vivió el matrimonio Antonia de Ribaguda y Francisco Gil Delgado, mas tarde Condes de Berberana. En 1828 El Rey Fernando VII, tras pasar unos días en el edificio, concede a la casa unas cadenas como recuerdo de su paso. Estas cadenas cuelgan de la puerta principal de la casa.

Plaza de España. Casa de las Cadenas
2016-03-27

Al lado de la Casa de los Condes de Berberana está la Casa de los Urbina, también construida en el siglo XVI por Juan de Urbina, capitán al servicio de Carlos V. Este palacio es ejemplo de las mansiones palaciegas de los mirandeses con posibles. Construida en el siglo XVI pero con una estructura medieval poco común en su época, tiene una distribución irregular ya que la puerta principal está en el lado izquierdo de la fachada y los balcones no guardan ningún tipo de simetría. En 1655 murió en esta casa Margarita de Saboya, virreina de Portugal; y en 1660 el Rey Felipe IV y su hija se alojaron de camino a Sain-Jeant-de-Luz para la boda de Maria Teresa con Luis XIV de Francia.

Plaza de España. Casa de los Urbia y  Casa de las Cadenas.
2016-03-27

Muy cerca de la Plaza de España, en el corazón del Casco Antiguo, está la iglesia de Santa María construiada en el siglo XVI y dedicada a la virgen de Altamira.

Iglesia de Santa Maria
2016-03-27

En la misma plaza que la iglesia está el edifico del Teatro Apolo, construido a principios del siglo XX. La decoración de la fachada está inspirada en el Renacimiento español. Hasta 1918 en este edificio estuvo la sociedad de recreo 'La Mirandesa'. Después, lo convirtieron en teatro.

Teatro Apolo
2016-03-27

Seguimos paseando por las estrechas calles del Casco Antiguo de Miranda de Ebro entre casas antiguas. En algunas de ellas se nota el paso de los años y mantienen poco de la belleza que una vez tuvieron. Otras las han catalogado y están en proceso de reconstrucción. Las mas afortunadas ya han sido reconstruidas.

Casco Antiguo de Miranda e Ebro
2016-03-27

Llegamos a un extremo del Casco Antiguo donde están las ruinas de la Iglesia de San Juan Bautista. Construida entre el siglo XII y XIV en la plaza del mercado, en aquella época, núcleo del pueblo. Junto a la iglesia estaba la muralla. Hoy en día se puede apreciar el deterioro causado por el paso de tiempo completo de desgraciados accidentes. Fue cuartel de las tropas. Los franceses lo expoliaron en la Guerra de la Independencia. En este momento se desploma su torre. Después, con la desamortización pierde su carácter parroquial y se compartimento en viviendas.


Antigua iglesia de San Juan Bautista

Plaza del mercado
2016-03-27


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mucho mas que un camping, Sangulí Salou

Salou es uno de esos sitios en los que por una razón o por otra quieres volver siempre que tienes ocasión. Salou es una ciudad turística de la Costa Daurada de Tarragona. Playa, sol y, en las noches de vacaciones, fiesta. Atrae todos los años miles y miles de turistas. La primera vez que conocí Salou era solo una niña y lo hice de la mejor forma que pude tener, gracias al gran Camping Sangulí Salou. Desde entonces mi mes favorito del año se convirtió agosto, y durante el resto del año solo podía pensar en "el camping" y Salou.

San Pedro, una ermita entre robles centenarios

Año de setezientos y diezi siete a veinte de henero en esta iglle de San Pedro de la Valle de Burunda fue electo i ungido por primer Rei de Navarra, Garcia Ximenez y esta eleccion confirma el mesmo año el Papa Gregorio segundo como parece por su bu- la, que latiene la dicha valle ensu archivo, fue reedifi- cada esta Yglesia el año 1647
Un entorno único con centenarios robles como protagonistas que se retuercen buscando el sol. Han sido testigos del paso de los siglos. En estas tierras también habitaron los gentiles, grandes seres creadores de los dolmenes y los menires. También fue coronado el primer Rey de Navarra Garcia Ximenez, según reza la inscripción en la entrada principal de la ermita. Aquí también se celebran desde hace años romerías y bailes en honor al santo que da nombre a la ermita y a la campa: San Pedro. Es un lugar por el cual dos pueblos vecinos siguen teniendo sus redecillas. Una ermita dividida entre dos pueblos, una ermita y un santo compartido por dos pueblos. Una…

La misteriosa Eunate

Poco antes de llegar  a Puente la Reina, en la Zona Media de Navarra, en medio del campo, está la solitaria ermita de Santa María de Eunate. Una ermita sencilla, única y llena de misterio. Está considerada como una de las iglesias más bonitas del Camino de Santiago; y no es para menos.

El misterio sobre su nombre, cien puertas en euskera, su enigmática geometría, y el misterio sobre su origen, hacen de esta ermita diferente a cualquier otra iglesia románica. No existen muchas iglesias en el Camino con planta octogonal: dos, y el Santo Sepulcro de Jerusalem. Esta maravilla arquitectónica fue declarada monumento nacional.