Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

Aloha, Agosto!

Aloha es la palabra que utiliza el pueblo de Hawaii para saludar y bendecir a los y las visitantes. No tiene una traducción exacta; podríamos decir que Aloha significa belleza, paz, bienaventurado seas... Pero la palabra Aloha es mucho mas que un simple saludo, ya que detrás de ella existe una forma de vida, un espíritu, que trata sobre la motivación, la alegría, cortesía y simpatía. Y ese Espíritu Aloha suele ser el que tenemos en agosto, sin ni siquiera darnos cuenta y sin tener que visitar Hawaii; aunque ayudaría ;). 

De aventura por las grietas del Pirineo

Cañón del Añisclo
Cortes gigantes en la tierra como si unos gigantes hubiesen separado la montaña. Paredes de piedra que crean un submundo de oscuridad pero, a la vez, de belleza. Millones de años de erosión, de trabajo, para poder pasar hoy en día entre sus caminos intransitables solo para los más valientes.

El agua en su diario trabajo de erosión ha ido rompiendo y retorciendo la roca a su antojo creando estas enormes paredes. Gargantas en las que parece adentrarte en el centro de la tierra, en la oscuridad y en un ecosistema único. Lugares poco frecuentados por el ser humano, y que, quizás por ello, mantienen toda esa riqueza natural.

Un embalse en el bosque, Lareo

Un paseo por el hayedo mas grande de Gipuzkoa. El sonido del río Maizi como compañía. Un túnel que bien podrían haberlo construido los enormes gentiles picando poco a poco la roca. Y al final, que no es el final, un pequeño embalse donde descansar. El pantano de Lareo es uno de los encantos que podemos encontrar en la sierra de Aralar.

El Parketxe de Lizarrusti, antiguo cuartel de los Mikeletes, es el punto de partida de una ruta fácil pero con una meta que bien podría pertenecer a la alta montaña. Las marcas a seguir para llegar hasta las aguas del pantano son blancas y verdes, y detrás del edificio del Centro de Interpretación del Parque Natural de Aralar encontraremos el sendero que indica el inicio del camino.

La Parte Vieja de Pamplona

Pasear por la Parte Vieja o Casco Antiguo de cualquier ciudad o pueblo es una de las mejores formas de conocer la historia del lugar. Las Parte Viejas guardan la esencia de la ciudad, su origen y su desarrollo. El origen de la Parte Vieja de Pamplona está en tres burgos, en tres pequeñas ciudades que en el siglo XV 'consiguieron' dejar de lado sus diferencias para dar paso a una sola ciudad.

Calles estrechas, manzanas irregulares, edificios estrechas y altos, de alturas diferentes y de colores. Hoy en día no es fácil diferenciar los tres burgos que existieron hasta 1423 cuando Carlos III decidió poner fin a las peleas entre vecinos y constituyó el Ayuntamiento gracias al Privilegio de la Unión. Desde entonces la Navarreria, San Cermin y San Nicolas fueron una sola ciudad. Se crearon laa bandera y el escudo de la ciudad. Hasta 1890 la parte vieja de Pamplona constituía toda la extensión de la ciudad, a excepción del barrio de Rotxapea, desde donde hoy en día se puede ver una d…

El santuario vanguardista, Arantzazu

Bajo las campas de Urbia, entre las sierras de Elgea, Aitzkorri y el macizo de Aloña y a unos 10 kilómetros de Oñati, Gipuzkoa, se encuentra entre bosques y barrancos el santuario de Arantzazu. Un conjunto de obras de arte realizado por parte de los mejores artistas del siglo XX. Aunque la leyenda del encuentro con la virgen se remota al siglo XV la nueva basílica se empezó a construir en la década de los 1950. Una época artística vanguardista que no gustaba demasiado a los estamentos eclesiásticos, pero cuyo resultado es una basílica que mas que un templo parece un museo.

El nombre de la virgen Arantzazu en euskera significa arantza, espinos, y zu, lugar o cantidad; así pues, el nombre de la virgen dicen que tiene que ver con su encuentro: lugar de espinos. Hay varias leyendas acerca de como se encontró la virgen, pero todas la sitúan en el lugar en el que hoy en día se levanta el santuario en su honor.