Ir al contenido principal

De aventura por las grietas del Pirineo

Cañón del Añisclo


Cortes gigantes en la tierra como si unos gigantes hubiesen separado la montaña. Paredes de piedra que crean un submundo de oscuridad pero, a la vez, de belleza. Millones de años de erosión, de trabajo, para poder pasar hoy en día entre sus caminos intransitables solo para los más valientes.


DeAventuraPorLasGrietasDelPirineo
Cañón del Añisclo
2012-07-27

El agua en su diario trabajo de erosión ha ido rompiendo y retorciendo la roca a su antojo creando estas enormes paredes. Gargantas en las que parece adentrarte en el centro de la tierra, en la oscuridad y en un ecosistema único. Lugares poco frecuentados por el ser humano, y que, quizás por ello, mantienen toda esa riqueza natural.



De aventura por las grietas del Pirineo
Cañón del Añisclo
2012-07-27

Muy cerca de Ainsa, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido nos encontramos varias de estas grietas y gargantas. En nuestra primera visita a los Pirineos Oscenses nos aventuramos a introducirnos en una de estas gargantas, la del Añisclo, sin saber muy bien lo que hacíamos. Una aventura de las que solo se viven una vez, de las que pasas miedo pero a la vez disfrutas de la experiencia; sabiendo que estas en un lugar único.

Carretera en el Cañón del Añisclo
2012-07-27

Entramos con el coche entre las dos enormes paredes. Nada indicaba que no se podía pasar sin coche, y, es más, se puede hacer el recorrido con coche; además, no eramos los únicos que iban en coche. Pero entre la oscuridad que las paredes producían, la cercanía de las roca con la carretera, la grieta que en algunos tramos se encogía y que la carretera se convertía en un caminito en el que justo entraba un coche hizo que la sensación se volviera un poco claustrofobica. Además, los coches que iban por delante y por detrás llegaron a desaparecer quedándonos solos por unos cuantos kilómetros. Lo que no sabíamos es que esa carretera es de un sentido, por lo que no íbamos tan mal encaminados.


Cañón del Añisclo
2012-07-27

De todos modos el viaje mereció la pena. Las paredes por las que no se alcanzaba ver el cielo. El camino rodeado de vegetación y la oscuridad con el sonido del río Bellos hizo que fuera una experiencia única e irrepetible.

Cañón del Añisclo
2012-07-27

Antes de volver al inicio por otro camino que bordea el cañón, pasando por Nerín, en lo alto, pudimos ver todo el recorrido que habíamos echo por esas estrechas paredes; desde arriba no parecen tan estrechas. Pudimos observar la belleza de estas grietas de la tierra, de estas gargantas por las que no se alcanza a ver el final. Al fondo, otra gran grieta, otro corte en la tierra: la garganta de Escuaín.




Cañón del Añisclo
2012-07-27


Como acceder: desde Ainsa seguir por la N-260 hasta Escalona. Aquí girar hacia la izquierda hasta llegar al parking que da inicio al Cañón del Añisclo. Desde aquí los recorridos son varios. Como he comentado, tal y como hicimos, se puede hacer la ruta del circuito de Aso en coche y volver al parking por otro camino. Si se opta por hacerlo andando. Hay tres etapas: hasta la Ripareta de 3 horas; continuando la senda hasta la Font Blanca en un hora más de camino, y el final de Cañón y el nacimiento del río Bellós, otras 3 horas de camino.

Comentarios