Ir al contenido principal

Un día de playa en Porto

Esta historia se podría titular De cuando quisimos ir a la playa en Porto, y casi acabamos en la Concha. Obviamente es una exageración, pero hubo un momento en el que realmente no sabíamos como íbamos a salir de donde nos habíamos metido. Hasta que el cartel de Matosinhos se abrió en los cielos y por fin vi el final de nuestra aventura.


El Océano Atlántico desde el paseo marítimo de Foz do Douro
2016-07-25

Matosinhos es una ciudad independiente dentro del distrito de Oporto muy conocida por sus playas. Aunque en un primer momento mi intención para nuestro día de playa era ir a Foz do Douro, más cerca del centro de Porto, acabamos conociendo una ciudad costera más, con sus apartamentos turísticos a pie de playa, establecimientos hosteleros, paseo marítimo, muchos veraneantes  y, sobre todo, mucho coche. También pudimos probar las aguas heladas del Atlántico.


Praia de Matosinhos


Matosinhos es conocido por sus playas. Tiene una de las playas de arena dorada mas grandes con fácil acceso desde el centro de Oporto. También es un buen lugar para la gente que practica surf ya que en esta playa se dan buenas olas. Eso sí, no hay que olvidar que el agua es el del Océano Atlántico y que yo creo que llegaba del mismísimo Polo Norte porque en el exterior estaríamos a unos 30 grados y en el agua no superaría los 10. El agua estaba helada; pero de esto que empiezas a temblar del frío que tienes.

Praia de Matosinhos
2016-07-24

La playa de Matosinhos esta rodeada por el norte del puerto pesquero y de contenedores y por el sur por el Castelo de Queijo, el Castillo de Queso, una pequeña fortaleza del siglo XV llamado así gracias a la forma que adquiere la base en el que esta levantado. El puerto llama la atención por el enorme edificio que tiene al final del paseo. Aunque otras veces, suele estar lleno de contenedores que hacen que la vista no sea tan bonita como se supone en una playa. El paseo marítimo de la playa de Matosinhos es ancho y agradable.

Praia de Matosinhos. Al fondo el puerto

Praia de Matosinhos. Al fondo el Castelo de Queijo
2016-07-24

Los edificios que rodean la playa son apartamentos turísticos que no se diferencian de cualquier otra ciudad costera turística. Por el paseo tanto a pie de playa como debajo de estos edificios hay muchos restaurantes y bares. Fuimos en domingo y se notó mucho en la afluencia de gente ya que la playa estaba a tope y era imposible aparcar. Muy cerca del paseo y de la playa hay un aparcamiento subterráneo, pero estaba completo. Nos llamó mucho la atención el 'dispositivo' que se montaban en la playa. Supusimos que era una zona de bastante viento, ya que junto y a la sombrilla tenían una especie de lona haciendo una pequeña parcela con sus toallas y cosas; lo que dificultaba el paso por la playa para llegar a la orilla.

Una gran rotonda llama la atención al final del paseo, cerca del Castelo de Queijo, por la gran escultura que hay en el centro. Esta escultura de una enorme red es un homenaje a los pescadores locales realizada por Janet Echelman. Aunque en el pueblo se la conoce como la escultura Aménoma, su titulo original es She Changes. Tuvimos que rodear varias veces esta escultura para encontrar aparcamiento. Había tantos coches, que en la propia rotonda había coches aparcados.

Matosinhos, escultura She Changes o Aménoma.
2016-07-24

Y más allá del Fuerte de San Francisco Javier, popularmente conocido como el Castelo de Queijo, siguiendo el camino marcado por el Océano, está la playa de Foz do Douro.

Praia de Matoshinos. Castelo de Quijo; Fuerte de San Francisco Javier.
2016-07-24

Foz do Douro


Aunque los cálculos a la hora de viajar nos habían fallado no nos quedaríamos sin conocer Foz do Douro, aunque fuese de pasada.

Foz do Douro es el privilegiado lugar donde las aguas del río Duero se juntan con las del Océano Atlántico. Antiguo pueblo de pescadores el hoy convertido en paseo marítimo ha visto muchas despedidas de seres queridos que se echaban a la mar sin saber cuando volverían, o si lo harían. Es ahí cuando la palabra Saudade cobra más sentido. saudade no es solo una palabra, es un sentimiento para describir ese dolor que se siente ante la ausencia de alguien o de algo. Ese sentimiento que tienes después de conocer Porto que te obliga a volver.

Foz do Douro
2016-07-25

Esta presencia de saudade se hace más grande al ver el viejo faro de Felgueiras que se adentra en el agua y desde donde se despedían las familias. Cerca, adentrándose más en el mar, hay otro pequeño faro, el de Barra do Douro, que también habrá sufrido de saudade.

Faros de Felgueiras y Barra do Douro
2016-07-25

El pueblo de pescadores dio paso a una zona residencial más cara de Porto (aquí viven Sara Carbonero e Iker Casillas desde que fichó por el Oporto). Es por ello que todavía conserva ese encanto de pueblo antiguo pero con un encantador paseo marítimo y nuevas edificaciones más actuales. La brisa es fría, como las aguas de este Océano.


Foz do Douro
2016-07-25

En Foz do Douro está el forte de Sao Joao Baptista, fuerte de San Juan Bautista, más grande que el San Francisco Javier en Matosinhos. Del siglo XVI se utilizó para vigilar la entrada marítima de Porto.


Foz do Douro, Forte de Sao Joao Baptista
2016-07-25

El tranvía le da ese toque pintoresco de la ciudad de Oporto. Es una de las formas de llegar hasta Foz do Douro. Nosotros visitamos esta freguesía en el autobús turístico Yellow Bus, y si llegamos a saber antes que nos llevaba hasta aquí, el día anterior habríamos tenido nuestro día de playa en sus arenas. El autobús urbano también tiene combinaciones para llegar hasta Foz do Douro.

El tranvía a su paso por Foz do Douro

Avenida de Foz do Douro desde el Yellow Bus
2016-07-25

Otra forma de llegar a Foz do Douro desde el centro de Porto es por la rivera del río Duero y llegar hasta el lugar exacto en donde las aguas se juntan. Para ello, hay que continuar por la rivera del río hasta pasar por debajo del imponente puente de Arrabida.

Parte del puente de Arrabida y la desembocadura del Río Duero
2016-07-26

El crucero de los seis puentes también llega hasta la desembocadura del río, donde, después de pasar por debajo del puente de Arrabida, da la vuelta para regresar al puerto de la Ribeira.

Foz do Douro y la desembocadura del río Duero desde el crucero de los seis puentes
2016-07-26

◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈◈

La aventura

Cuando salimos del hotel el primer día completo en Porto con intención de ir a Foz do Douro para nada nos imaginábamos la odisea que tendríamos que pasar para disfrutar de nuestro día de playa. Ya desde que estaba organizando el viaje y haciendo la guía de las cosas que visitaríamos estaba la playa destinada al primer día, porque sería la primera vez en todo el verano que iríamos a la playa. Teníamos muchas ganas. Había buscado más a menos como ir desde el hotel a Foz do Douro, la carretera que había que coger, y por donde teníamos que pasar, pero la verdad que no apunté nada porque no pensé que sería muy difícil llegar.

Hasta que vi el estadio do dragao que estaba justo en el camino contrario a donde teníamos que ir. Y ahora que hacíamos. Intentábamos dar la vuelta pero siempre aparecíamos en el mismo sitio, era como en el día de la marmota, acabábamos viendo lo mismo hasta que conseguimos salir a la autovía y vi el cartel de Matosinhos. Gracias a la guía que había estado preparando leí que en Matosinhos era conocido por sus playas, así que no lo pensamos dos veces y fuimos a Matoshinos.

Una vez en Matosinhos encontramos bastante fácil la playa, pero todavía había que aparcar. Dimos varias vueltas hasta que al final encontramos un sitio un poco a las afueras. La vuelta se hizo más fácil ya que tenía apuntado perfectamente como llegar al hotel.


Comentarios