Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

El penúltimo mes del año

Entramos en el penúltimo mes del año. Cambiamos la hora del reloj, los días se van haciendo cada vez más cortos y poco a poco empezara a hacer más frío preparándonos al invierno.

De puente en puente

Arrábida, Dom Luiz I, Infante, María Pía, Sao Joao y Freixo. En Porto hay seis puentes que unen las dos orillas del río Duero y que se pueden conocer gracias a un agradable paseo en rabelo por las aguas del río. Seis puentes construidos en épocas diferentes para dar soluciones a problemas diferentes. El barco en el que navegamos es el rabelo, barco tradicional utilizado para transportar las cubas desde los viñedos hasta las bodegas de vino de Oporto en Vila Nova de Gaia. 

En el crucero de los seis puentes navegamos por el río Duero y, como indica su nombre, pasamos por los seis puentes que unen las orillas del río en Porto: desde el puente Arrábida hasta el Freixo pasando por el puente Dom Luiz I,  Infante, María Pía y Sao Jao. Un paseo tranquilo y agradable por las aguas del río Duero en el que poder observar la inmensidad y características de estos seis puentes.

Castillo de Samitier

En un promontorio casi esculpido en la roca está el Castillo de Samitier. Lo que en un día fue la frontera del Sobrarbe es hoy uno de los mejores miradores de la comarca. El conjunto medieval estuvo habitado por una comunidad de monjes-soldados y se construyo con la única labor de proteger y defender el lugar. Junto a la torre está la ermita dedicada a los Santos Emeterio y Celedonio. 

El conjunto religioso-militar del Castillo de Samitier y la Ermita de San Emeterio y San Celedonio es la construcción románica más antigua del Sobrarbe. Construido en el siglo XI estaba formado por un torreón defensivo y por la ermita dedicado a los Santos Emeterio y Celedonio, santos médicos. El nombre del lugar, proviene, precisamente de la expresión San Emetier.

Preparando la maleta a Vielha

Pequeños valles perdidos entre enormes montañas verdes que alcanzan los 2.000 metros. El Pirineo de Lleida esconde en sus valles preciosos pueblos a los que el paso del tiempo apenas a afectado. Las montañas han actuado de barrera natural para conservar unos pueblos que guardan la esencia y tradición de la montaña. 
El Pirineo de Lleida se extiende por el norte de la provincia de Lleida, en Catalunya. Está formado por las comarcas de Val d' Aran, Pallas Sobirá, Alto Ribagorça, Pallars Jussà, Alt Urgell, Solsories y Cendanya. En los Pirineos de Lleida está el Parque Nacional de Aigüestortes y Estani Sant Maurici, único parque nacional de Catalunya, y el parque natural Alt Pirineu. La naturaleza se muestra en estado puro. Cientos de kilómetros de rutas y vías por los que caminar observando las maravillas de la naturaleza que apenas han sido modificados por el ser humano. Si tuviera que elegir un lugar en el que perderme en todo el Pirineo, ese sería Vielha y el Val d' Aran.

El barrio de Ribeira

El río Duero devuelve en su reflejo los muchos colores de la pintoresca Ribeira. Es la zona más antigua de la ciudad, levantada en la orilla del río y donde se pueden ver las antiguas casas de los pescadores. No es necesario adentrarse en sus callejuelas para sentir el aire tan especial que le da a la ciudad ese toque tan peculiar. 

Desde el puente de Arrábida hasta el puente Dom Luiz I está el pintoresco barrio de Ribeira. Un interesante paseo a la orilla del río Duero en el que se pueden ver, como no estando en Oporto, las peculiares fachadas de baldosas decoradas. Un barrio con vida y colorido, que mira entre el pasado y el futuro.