Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Cádiz, la ciudad más antigua de occidente

La puerta de Tierra, puerta de las murallas que rodean la parte antigua de la ciudad, o más bien lo que quedan de ellas, da entrada a la parte antigua de Cádiz conocida como la tacita de plata. Y es que los rayos del sol brillan con una luz especial en las aguas del Atlántico a las orillas de la ciudad más antigua de occidente. El mar parece plata.

Cádiz no solo tiene el honor de ser la ciudad más antigua de occidente, si no que además, es la capital más meridional de Europa. Fueron los fenicios los que encontraron este peñón enclavado entre el bravo Atlántico y las calma de la bahía los que pensaron que sería una buena idea hacer una ciudad en ese precioso lugar. Desde entonces, en Cádiz respira historia y cultura de todas las civilizaciones que tuvieron el honor de poblar la ciudad.

Rincones de Gipuzkoa

Lugares para visitar en Gipuzkoa

Rincones de Bizkaia

Lugares para visitar en Bizkaia

Rincones de Araba

Lugares para visitar en Araba

Africa a la vista

Cuenta la leyenda que Hércules, en su décimo trabajo y con la intención de llegar a la isla Eritrea -situada cerca de San Fernando, en Cadiz,-, separó la tierra que formaban Europa y África con sus propias manos. A ambos lados como símbolo del fin del mundo conocido por el ser humano colocó dos columnas: Kalpe y Abylo. Kalpe, la columna norte, la situó en el Peñón de Gibraltar. La ubicación de Abylo es más debatida y algunos dicen que la colocó en el Monte Hacho, en Ceuta, y otras versiones hablan del Monte Musa en Marruecos. Más allá del estrecho no había nada, era el fin del mundo. 

El Estrecho que según la leyenda creó Hércules es hoy en día el Estrecho de Gibraltar. Este estrecho separa dos continentes: África y Europa, y junta dos aguas: el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo. Son solo 15 kilómetros de Estrecho. Desde el Mirador del Estrecho, en el Parque Nacional del Estrecho, en Tarifa, la visibilidad de una de esas columnas de las que habla la leyenda, el Monte Musa, es ca…

La Villa de Conil

Conil de la Frontera es un pueblo de la costa de Cadiz y, por lo cual, con gran tradición pesquera y marítima. A pesar de los miles de visitantes que recibe cada año, sigue guardando ese sabor de las villas marineras. Quizás lo que más llama la atención es la blancura de sus calles y de sus edificios pensados para protegerse del sol del sur.

Urbanismo andalusí, casas blancas y enormes patios andaluces llenos de vida. Sus calles son estrechas, laberínticas, blancas y, en algunos casos, llenas de flores. La mejor forma de conocer Conil de la Frontera fue perderse en sus calles e ir encontrando las destacadas iglesias y parroquias, así como todo la arquitectura defensiva que en otro tiempo imprescindible para mantener a salvo la villa. Conil nos sorprendió para bien.

La misteriosa Eunate

Poco antes de llegar  a Puente la Reina, en la Zona Media de Navarra, en medio del campo, está la solitaria ermita de Santa María de Eunate. Una ermita sencilla, única y llena de misterio. Está considerada como una de las iglesias más bonitas del Camino de Santiago; y no es para menos.

El misterio sobre su nombre, cien puertas en euskera, su enigmática geometría, y el misterio sobre su origen, hacen de esta ermita diferente a cualquier otra iglesia románica. No existen muchas iglesias en el Camino con planta octogonal: dos, y el Santo Sepulcro de Jerusalem. Esta maravilla arquitectónica fue declarada monumento nacional.

Puesta del sol en la Cala del Faro Roche

Cinco minutos de tranquilidad absoluta. De una sensación de libertad y de desconexión. Ni siquiera fueron cinco minutos. El sol se esconde poco a poco, lentamente, detrás del horizonte que crea el Océano Atlántico. Pero es un acto, a la vez, tan rápido, que como parpadees te lo pierdes. Son los menos de cinco minutos más largos y a la vez más cortos de mi vida, en total contacto con la naturaleza. Un momento irrepetiblemente mágico.

Es increíble como el simple hecho de confundirnos de carretera dirigiéndonos al pueblo nos descubrió uno de los sitios más bonitos que visitaríamos en Cadiz. En vez de tirar para la derecha, fuimos hacia la izquierda, y sin quererlo, acabamos en el Puerto de Conil. Y muy cerca de allí, antes de llegar a la exclusiva urbanización de Roche, está el Faro Roche que desde lo alto del Cabo Roche lleva siglos vigilando las aguas del Océano. Antes lo hacía con fines militares, y, hoy en día, con fines más marítimos.

Preparando la maleta a Conil de la Frontera

Si hablamos de los pueblos de la costa gaditana es el blanco y la pureza y la paz que este color transmite lo que me viene a la cabeza. Conil de la Frontera no es una excepción. A pesar de haberse convertido en un pueblo que cada año acoge a miles de turistas, ha sabido mantener el el encanto de las villas marineras con su urbanismo andalusí: casas blancas con tejado en forma de terraza y callejuelas estrechas por las que es muy fácil perderse.
Y lo bonito que es perderse por estas calles y poder saborearlas al máximo. Conil de la Frontera está a poco más de 40 kilómetros de la capital de la provincia y tiene una población de 21.900 conileños y conileñas. Uno de sus mayores atractivos son las playas y las calas que se esparcen por todo el el litoral. Más de 14 kilómetros de arena blanca y agua azulada.

El Parque de la Memoria

La localidad de Sartaguda, en Navarra, es conocida como 'el pueblo de las viudas'. Un triste sobrenombre que adquirió por culpa de la grave represión que sufrió después del golpe militar de 1936 y durante la guerra civil española. En Navarra no hubo frente ni batallas, pero si que hubo muertes. Muchas muertes de quienes creían en la libertad y en la república. Más de 3.000 fusilados, en su mayoría hombres, en Navarra. Durante muchos años, unos ochenta, estas muertes han sido silenciadas. A la tristeza de haber perdido un familiar, además, se le une el desconocimiento de donde estarán sus restos; ya que los cuerpos de los fusilados eran tirados en simas, enterrados en fosas comunes, en cunetas... 

Sin nombre, sin poder ser recordados, sin un lugar en la memoria colectiva. Durante décadas los familiares no han podido cerrar las heridas, no han podido terminar el duelo, porque ni siquiera han tenido un lugar en el que llorar a sus fallecidos. Pero después de muchos años de silen…

El gigante de titanio, Guggenheim

Con su llegada Bilbao cambió. Pasó de ser una ciudad industrial, fea, sucia y negra según quienes la conocieron en aquellos tiempos para convertirse en una ciudad nueva, moderna y aburguesada abierta al mundo y a los visitantes y turistas. El Museo Guggenheim de Bilbao se convirtió en el símbolo de una nueva época para la ciudad.

Y, como no podría ser de otra forma, el ya convertido en emblema, el museo de Guggenheim, está en la orilla de otro de los símbolos por excelencia de la ciudad: la ría. Juntos componen una de las más bellas imágenes de la ciudad. El lugar no está elegido al azar: se mire desde donde se mire el Guggenheim será visto. Obra de Frank O. Gehry el museo es una obra de arte en sí mismo. 

Kindelsbergturn

Una de las cervezas más conocidas y consumidas en Siegerland es Kombracher. Como su propio nombre esta cerveza se produce en el pueblo de Krombach. En la etiqueta de esta cerveza, en el logo, aparece sobre la imagen simbólica de un camino que termina en una torre rodeada de pinos. Esa torre es Kindelsbergturn: la torre del monte Kindelsberg.

Este año la Torre Kindelsberg cumplirá 110 años. El monte Kindelsberg, donde está la torre, está en el municipio de Kreuztal, en Siegerland, Renania del Norte-Westfalia (Alemania). Kreuztal está compuesto por doce pueblos o distritos, entre otros, Krendenbach, Kreuztal, Krombach y Oberhess.

Las Siete Calles

Era uno de mis sitios preferidos en Bilbao. Me gustaba pararme aquí en medio y una, dos, tres, cuatro... hasta siete. Las siete calles o Zazpi Kale de Bilbao. En este cruce empezaban mis 'expediciones' por estas calles con un ambiente y una vida únicas. Calle arriba, calle abajo: Somera, Artekale, Tenderia, Belostikale, Carniceria Vieja, Barrenkale y Barrenkale Barrena. Así es como conocí el Casco Antiguo de Bilbao.

Volver a recorrer estas calles, años después, fue tan bonito. Era como si nada hubiese cambiado, pero, a la vez, nada fuese igual. Recorrimos las mismas calles, casi una por una, y llegamos hasta la ría donde está el Mercado de la Ribera. Las Siete Calles no es un Casco Antiguo más. Tiene un encanto especial, un encanto difícil de describir; una esencia única muy 'bilbaina'.

Conociendo Hilchenbach

Todas los mediodías, sobre la una de la tarde, las campanitas de uno de los edificios de la Marktplatz entonan la misma canción. La plaza es una gran explanada rodeada de edificios casi identicas, casas bajas, como mucho de tres plantas, blancas y con el entramado de madera oscura. Muchas de estas casas de Hilchenbach son del siglo XVII que han sabido mantenerse a lo largo de los siglos. En lo alto de la plaza, en un pequeño promontorio, está la iglesia protestante. 

No es la primera vez que hablo de Hilchenbach. Fue nuestro lugar de estancia durante nuestro viaje a Alemania en diciembre del pasado año. Hilchenbach está en el estado federal de Renania del Norte-Westafalia dentro del distrito de Siegerland. Hilchenbach está compuesto por doce pueblos o distritos, con un total de unos 16.000 habitantes: Allenbach, Dohlbruch, Grund, Hadm, Helberhausen, Lutzel, Müsen, Obendorf, Oechechausen, Ruckersfeld, Vormufld y Alf Hilchenbach o el propio antiguo pueblo de Hilchenbach. La unidad de e…

Entre Castillos en Siegen

Historias de condes, príncipes y princesas y de disputas familiares por Castillos e iglesias. Una ciudad destruida por las bombas y reconstruida casi en su totalidad. Ciudad minera e industrial, motor económico de la zona. Aquí nació uno de los pintores de la escuela flamenca más conocido de la historia, aunque ciudades como Amberes o Colonia querían quitarle este honor. Más de diez mil estudiantes eligen esta ciudad alemana. Siegen recoge el nombre del río Sieg que cruza la ciudad. 

Siegen está al sur de Renania del Norte-Westfalia, en la región de Arnsberg, en Alemania. Tiene unos 100.000 habitantes. Hoy en día es conocida por ser ciudad universitaria, acogiendo cada curso a más de diez mil estudiantes. Pero la historia de Siegen es mucho más antigua.

Weihnachtsmarkt

Fue entrar en la Marktplatz de Düsseldorf y ver las luces que lo iluminaban todo, las casetas de madera repletas de artesanía y comida casera, la música con villancicos y el ambiente, tanto que costaba dar un paso adelante, que un inmenso sentimiento navideño me invadió. No podía dejar de sonreír y de mirar todo lo que había a mi alrededor. Era todo tan bonito, tan espectacular y una experiencia tan nueva que no sabía como reaccionar. No quería que acabase.

Ya estábamos advertidos. Si algo tiene bonito Alemania en diciembre, en época de adviento, son los Mercados Navideños o los Weihnachtsmarkt. Tenía que haber algo para contrarrestar al frío. Y es que en las pequeñas callejuelas de estas mini ciudades que son los Mercados Navideños el frío desaparece, no se si a causa del vino caliente y el ponche o de la cantidad de gente que se mueve en ellos. Pero lo cierto es que estar en estos Mercados es como introducirte en la aldea de Navidad. Te conviertes en niña por un momento y solo pued…

Preparando la maleta a Hilchenbach: guía de viaje

Hilchenbach es un pueblo de Renania del Norte-Westfalia en Alemania. Está dentro del distrito de Siegen Wittgeisen y a su vez está compuesto de otros doce distritos o barrios. Como emblema de estos doce distritos el municipio en la Martkplatz han construido una fuente con doce chorros.
Lo peor del viaje fue el frío que nos tocó aguantar. Tampoco es muy normal que haga durante tanto tiempo seguido tantísimo frío, pero estuvo dos semanas sin que el termómetro alcanzase los 0 grados y una de las dos semanas nos tocó. El frío dificultaba un poco las visitas ya que apetecía bastante poco estar en la calle y aunque las ganas por conocer el sitio eran enormes, no se podía estar en la calle más de dos horas seguidas sin congelarte.