Ir al contenido principal

El Trono de Navarra, el Palacio de Olite.

Un castillo de cuento de princesas y dragones, o de madre de dragones, que en realidad no es un Castillo. Podría ser la morada de cualquiera de las casas de Juego de Tronos, pero lo cierto es que el Palacio de Olite fue la residencia de los Reyes de Navarra antes de la conquista de Castilla. Hoy en día es uno de los conjuntos históricos-artísticos más importantes de Navarra.


Palacio de Olite desde la Torre de los Cuatro Vientos | 2017-07-24

Dicen de él que fue el más grande y lujoso de la época. Fue construido por Carlos III "el Noble", Rey de Navarra a finales del siglo XIV y principios del XV. Carlos III era más conocido por su amor por la cultura y le gustaba la vida lujosa del palacio. Por ello, construyó este magnifico Castillo con toques franceses, de donde provenía su dinastía. Las ahora estancias vacías, fueron en su día lujosas habitaciones decoradas en oro, según las crónicas de los viajeros que pasaban por el Palacio.

Galería del Rey. Palacio de Olite 2017-07-24


Un poco de historia


El Palacio está dividido en tres partes: el Palacio Viejo, hoy en día un Parador Nacional, las ruinas de la Capilla de San Jorge y el Palacio Nuevo, la parte visitable del edificio, construido durante los años 1402 y 1424.

Palacio Viejo actual Parador Nacional 2017-07-24

Pero no todo fue lujo y esplendor en el Palacio de Olite. Carlos III se casó con Leonor de Trastámara en 1375 y tuvieron ocho hijos e hijas. Una de ellas, Doña Blanca, Reina de Navarra entre los años 1425 y 1441, y madre del Príncipe de Viana. Vivieron en la corte de Olite hasta el siglo XVI. En 1512 la Corona de Castilla conquista Navarra comenzando con el deterioro del Palacio de Olite. Pasó de ser residencia de virreyes, gobernadores e hidalgos. Durante la Guerra de la Independencia, para evitar que los franceses pudieran defenderse en él, el General Espoz y Mina lo quemó, destruyendo toda la decoración interior, la estructura, y quedando el Palacio semi-derruido. No fue hasta principios del siglo XX cuando la Diputación Foral de Navarra convocó un concurso para realizar la restauración del Palacio. Las obras comenzaron en 1937 y duraron 30 años.


Parte de la Corte por un día


El Palacio de Olite es siempre una buena opción para visitar. Ya habíamos estado hace casi diez años, pero en aquella ocasión llovía a mares y se nos amargó un poco la visita, ya que había sitios, sobre todo los jardines y terrazas abiertas, que se hacía muy desagradable visitar ya que estaba todo mojado, frío y gris. Así que llevaba desde entonces queriendo visitar Olite, pero esta vez bien. Detenidamente y disfrutando de cada rincón del Palacio.


Recorrer las Calles de Olite es como viajar a la edad media, al Reino de Navarra cuando la villa estaba en pleno apogeo porque el Rey y la Reina vivían en él. Además, paseando por la Rua San Francisco, la calle que lleva al Palacio Viejo, nos encontramos con sillas antiguas, bonitas, colgadas desde balcones y farolas. Una bonita campaña para anunciar el Festival de Teatro de Olite que se estaba celebrando esos días.



Calles de Olite

Entrada al Palacio de Olite. Promoción del Festival de Teatro de Olite

Todo preparado para el Festival de Teatro Clásico de Olite 2017-07-24

Y después de pasar por el Palacio Viejo, actual Parador Nacional, y ver la impresionante iglesia de Santa María pasamos por un pequeño arco que nos lleva a la plaza Teobaldos a la entrada del Palacio de Olite. Se accede a través de lo que se conocía como Jardín Viejo ya que tenía gran cantidad de árboles y plantas. Pero este solo era uno de los muchos jardines que tenía el Palacio. Al fondo a la derecha, y bien señalizado, está la puerta que da acceso a las estancias del Palacio.

Palacio Viejo e Iglesia de Santa María. Al Fondo una de las Torres del Palacio Nuevo

Arco de entrada  la plaza del Palacio

Entrada al Palacio de Olite 2017-07-24

La primera habitación, llamada Sala de Exposiciones, estaba pensada para utilizarla como tal, para hacer exposiciones. Pero al levantar el suelo moderno, encontraron el suelo de losetas antiguo y así lo dejaron. Después se pasa por dos Salas más, la Abobedada en la que cuando la visitamos había una exposición de fotos, y la de los Arcos. Esta sala se construyó para poder sostener el jardín de la Reina y, para ello, los grandes arcos sujetan la plataforma donde esta el jardín. Hoy en día su utilidad es más importante, ya que es uno de los escenarios del Festival de Teatro de Olite, y como se estaba celebrando esos días, estaba todo preparado.

Sala de Exposiciones

Sala Abobedada 2017-07-24

En la primera planta se encuentran mis estancias favoritas, las que me imagino decoradas con todo tipo de lujos: cortinas de tapicería, cerámicas de colores, tapices, alfombras, sillas doradas... La primera habitación es la llamada Cámara de la Reina o de los Ángeles con una enorme chimenea y vistas al jardín. A pesar de verla hoy en día vacía, estaba totalmente decorada y parte de esa decoración se pudo conocer gracias a un inventario de bienes y objetos. La Cámara del Rey es ejemplo de la majestuosidad que un día tuvo la corte del Rey Carlos III. La sala también se conoce como la Cámara de los Lazos, ya que el techo de madera, estaba tallado con lazos, símbolo del reinado de Carlos III.


Cámara de la Reina 2017-07-24

La Galería del Rey o Galería sobre los naranjos es la estancia más fotografiable y, diría que la más bonita, de todo el Palacio. Una terraza adornada con enormes arcos ejemplo del gótico civil europeo. Te puedes imaginar al Rey y la Reina dando paseos por esta estancia, parándose entre los arcos a contemplar el Palacio. Durante la última etapa del Rey Carlos III los arcos se cubrieron de vidrieras para evitar las corrientes. Una estampa preciosa y romántica.




Galería del Rey desde diferentes angulos 2017-07-24

Aunque si la Galería del Rey es bonita, la de la Reina deja sin palabras. Está adosada a la habitación de la reina y es una sala de arcos, en claustrillo, y donde había un antiguo jardín colgante. Hoy en día está totalmente restaurado y solo conserva algún elemento original.


Galería de la Reina 2017-07-24

Y de las majestuosas galerías y salas pasamos a las enormes torres. Dos de las dos torres más imponentes se encuentran una en frente de la otra en una gran terraza, como desafiándose. La Torre de la Atalaya o Joyosa de Guarda también llamada de vigía se utilizaba para controlar la llegada de cualquier noticia del exterior, ya que la villa estaba totalmente amurallada. La particularidad de la Torre de los Cuatro Vientos o "Tres Finestras" a parte de la verdad del nombre, ya que en la parte más alta de la torre, el día que fuimos, hacía mucho viento, están los grandes ventanales góticos desde donde los reyes y nobles contemplaban las corridos de toros, justas y torneos que se celebraban en la explanada.

Torre de los Cuatro Vientos

El Palacio de Olite desde la Torre de los Cuatro vientos


En la Torre de los Cuatro vientos
En lo alto de la Torre de los Cuatro vientos

Torre de los Cuatro vientos desde la Torre de la Atalaya y la explanada


Torre de la Atalaya


Subiendo a lo alto de la Torre

En lo alto de la Torre de la Atalaya

Escaleras de acceso a las torres

El Palacio y Olite desde la explanada 2017-07-24

La torre más pintoresca del Palacio es la de las Tres Coronas ya que parece sacada de Disney. De forma octogonal, el nombre recibe de los tres cuerpos que van disminuyendo, como si de tres coronas se tratasen. No visitamos esta torres, y por eso no encontré el pozo de hielo que anduve buscando durante toda la visita. Una cosa que se me ha quedado por ver para otra futura visita.


Torre de las Tres Coronas 2017-07-24

El punto más alto del edificio es la Torre del Homenaje, en el centro del Palacio. De todos modos, su altura actual, 40 metros, no era la original. En la reconstrucción se hizo más alta.

El Palacio de Olite Coronado por la Torre del Homenaje desde donde hondea la bandera de Navarra 2017-07-24

En la segunda planta, aunque en esta ocasión no la visitamos, y también la eché en falta (cosas de no mirar la guía en el momento), está la exposición sobre el Palacio de Olite: "Olite. Trono de un Reino". En esta se pueden ver las propuestas de restauración que se presentaron al concurso, maquetas, fotografías de la reconstrucción... La torre de salida está junto a la Galería del Rey, y está indicada. Antes de salir, en un pequeño jardín donde se conserva un monumento natural, un viejo árbol.

Torre de salida del Palacio 2017-07-24

De vuelta a la villa volvimos sobre nuestros pasos y nos detuvimos en una abarrotada fachada de la iglesia de Santa María. Imposible sacar una foto sin que se viera una cabeza. Esta iglesia está adosada al castillo y en ella se celebraron bautizos, bodas y funerales reales. La fachada es una obra cumbre de la escultura gótica de navarra con gran detalle de decoración. Comenzó a construirse en el siglo XIII.



Iglesia de Santa María 2017-07-24

 La visita

La entrada normal al Palacio Real de Olite cuesta 3 euros y con tarjeta joven 2,5 euros. Que bien sienta que te recuerden que todavía eres joven, ya que cuando entramos en la taquilla, situada a mano izquierda de la entrada del patio por el que se accede, la chica que estaba nos preguntó si teníamos tarjeta joven. Ni me había parado a pensar en que se podría utilizar. Así que está muy bien por dos cosas: la primera es que te recuerden que con tarjeta joven es más barato (no en todos los sitios te lo recuerdan) y la segunda es que te vean tan joven como para tener tarjeta joven (que me hace especial ilusión por que me queda poquito ya de tenerla).

Consejo sobre la visita: aunque se puede hacer guiada en la entrada reparten un plano en forma de guía en la que están todas las explicaciones. La visita está señalizada punto por punto, y aunque parezca laberíntico, no tiene perdida. La mejor hora para visitar el Palacio es al medio día, a la hora de comer. Nosotros fuimos sobre las 14:30-15:00 y estuvimos prácticamente solos. Según iba avanzando la tarde y la visita poco a poco se fue llenando, dificultando la entrada y salida de las salas, la subida a las torres, poder hacer fotos de las estancias vacías... Por eso, para estar solos, mejor ir a la hora de comer.

 Curiosidades

Carlos III "el Noble" fue el rey que acabó con las disputas entre los burgos de Pamplona y construyó en medio el Ayuntamiento gracias al Privilegio de la Unión.

Aunque parezca un Castillo, es un Palacio. Da a muchas confusiones.

El Palacio de Olite no ha sido localización para la serie Game of Thrones o Juego de Tronos, aunque podría serlo, pero la actriz Emilia Clarke estuvo en la villa cuando grabaron en las Bardenas Reales en el sur de Navarra.

 Acceso a Olite

Llegar a Olite es fácil ya que está completamente indicado en las autovías navarras al tratarse de uno de los puntos turísticos más bonitos e importantes. Aún así, como consejo de aparcamiento, a la entrada del pueblo llegando desde Tafalla hay un aparcamiento bastante majo. El Palacio está a pocos metros calle arriba y no tiene perdida.

De la Edad Media al Far West


En la carretera, en la intersección entre Tafalla y Olite, hay una gasolinera con un bar muy curioso: The City of El Paso. Está ambientado en un bar-saloon del Far West.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Mucho mas que un camping, Sangulí Salou

Salou es uno de esos sitios en los que por una razón o por otra quieres volver siempre que tienes ocasión. Salou es una ciudad turística de la Costa Daurada de Tarragona. Playa, sol y, en las noches de vacaciones, fiesta. Atrae todos los años miles y miles de turistas. La primera vez que conocí Salou era solo una niña y lo hice de la mejor forma que pude tener, gracias al gran Camping Sangulí Salou. Desde entonces mi mes favorito del año se convirtió agosto, y durante el resto del año solo podía pensar en "el camping" y Salou.

San Pedro, una ermita entre robles centenarios

Año de setezientos y diezi siete a veinte de henero en esta iglle de San Pedro de la Valle de Burunda fue electo i ungido por primer Rei de Navarra, Garcia Ximenez y esta eleccion confirma el mesmo año el Papa Gregorio segundo como parece por su bu- la, que latiene la dicha valle ensu archivo, fue reedifi- cada esta Yglesia el año 1647
Un entorno único con centenarios robles como protagonistas que se retuercen buscando el sol. Han sido testigos del paso de los siglos. En estas tierras también habitaron los gentiles, grandes seres creadores de los dolmenes y los menires. También fue coronado el primer Rey de Navarra Garcia Ximenez, según reza la inscripción en la entrada principal de la ermita. Aquí también se celebran desde hace años romerías y bailes en honor al santo que da nombre a la ermita y a la campa: San Pedro. Es un lugar por el cual dos pueblos vecinos siguen teniendo sus redecillas. Una ermita dividida entre dos pueblos, una ermita y un santo compartido por dos pueblos. Una…

La misteriosa Eunate

Poco antes de llegar  a Puente la Reina, en la Zona Media de Navarra, en medio del campo, está la solitaria ermita de Santa María de Eunate. Una ermita sencilla, única y llena de misterio. Está considerada como una de las iglesias más bonitas del Camino de Santiago; y no es para menos.

El misterio sobre su nombre, cien puertas en euskera, su enigmática geometría, y el misterio sobre su origen, hacen de esta ermita diferente a cualquier otra iglesia románica. No existen muchas iglesias en el Camino con planta octogonal: dos, y el Santo Sepulcro de Jerusalem. Esta maravilla arquitectónica fue declarada monumento nacional.