Ir al contenido principal

El mirador de Urbasa: Balcón de Pilatos

Una caída de 924 metros es el final natural sur de la sierra de Urbasa. Un risco cortado como si por un cuchillo se tratase. Un corte perfecto. El Balcón de Pilatos es un mirador desde el que se puede ver todo el valle de las Ameskoas. Y bajo las rocas guarda, entre la vegetación, esconde un secreto de enorme belleza: el nacedero del Urederra.


El Balcón de Pilatos. Bajo él, entre el frondoso bosque, está el nacedero del Urederra | 20180722

Nadie sabe con exactitud de donde viene el nombre de Balcón de Pilatos, ni siquiera en la zona lo llamaban así. Era más conocido como el Balcón del Ubagua. Este lugar, la sierra de Urbasa, está completamente unida al agua no solo por el nacedero que esconde el balcón, sino porque el mismo monte esconde en sus entrañas acuiferos. Hasta su propio nombre lo indica: en euskera ur es agua y basoa bosque. El bosque de agua.


El Balcón de Pilatos ofrece un agradable paseo bordeando el acantilado. Se puede rodear tanto por dentro, al borde del abismo, como por dentro. El paseo más bonito, sin ninguna duda, es por el borde. Para poder pasear por esta obra de la naturaleza hay que pasar llegado un punto hay que pasar una valla. Estas vallas tienen entradas para pasar al otro lado, y el propio camino te indica cuando se puede pasar la valla.

El principio del paseo es sobre una explanada. En el suelo el camino resalta 

Si nos acercamos mucho al borde pronto se puede ver el espectacular risco

Las Ameskoas




Vallas para el ganado al limite del barranco | 20170902

En algunos momentos del paseo hay que volver a pasar la valla porque el barranco obliga a ello 


Casi al final del Balcón de Pilatos después de bordearlo. Desde el otro lado no deja de impresionarnos | 20180722

El camino es muy fácil, un agradable paseo que en momentos te acerca más hacia la caída y en otros te acerco un poco más al interior. En alguna zona no es recomendable pasar por la parte de la caída puesto que se acerca demasiado al borde, pero para ello está condicionada la valla para pasar al otro lado. Apenas tiene 300 metros de desnivel. El "único" peligro que existe es el hecho de que estamos cerca de una gran caída por lo que hay que ir con cuidado y, sobre todo, acercarse al borde y a los salientes de la roca con mucha precaución. No vale la pena poner en peligro la vida por una foto, por ejemplo. Además, si se va con niños y niñas pequeños también creo que hay que estar muy pendientes.

Las vistas son espectaculares, pero sin ningún peligro. Soy muy miedosa para estas cosas...





Sin ninguna duda bordear el Balcón de Pilatos ofrece las mejores vistas | 20170902


La preciosas vistas del balcón | 20180722

Por el paseo que va por el "interior" del balcón, es decir, por la parte de fuera de la caída no se ve la magnitud del Balcón, obviamente no se puede apreciar la caída de más de 900 metros y no se escucha el agua del nacedero del Urederra. Sin embargo, también es un agradable paseo desde el aparcamiento y que sigue más allá del final del Balcón de Pilatos. Este camino te lleva por bosques, que en este monte parecen mágicos, y ofrece prados donde poder pararse a descansar y comer y beber algo (el monte no es nuestro, hay que recoger todo lo que llevamos).  Como ya he comentado, además, en ciertas zonas es mejor no arriesgarse demasiado e ir por el camino "interior". Otra buena opción es ir hasta el final del balcón por el borde y volver por el interior. Este camino está asfaltado porque creo que es parte del recorrido para las bicis. Un cartel marcaba 2 kilómetros hasta el parking; lo dicho, muy corto y fácil. Eso sí, a mi se me hizo mucho más largo el camino de vuelta por el interior que el realizado por el Balcón.



Este es el parte del bosque cercano al Balcón de Pilatos. Pero es un pequeñísimo ejemplo de Urbasa | 20180722

Lo bueno de tener esta maravilla de la naturaleza cerca de casa es que podemos acercarnos siempre que queremos para seguir buscando nuevos caminos y nuevos secretos por lo que adentrarnos. Así, paseando hasta el final del Balcón, entrando y saliendo de la valla porque en ocasiones el paso se acercaba demasiado a la caída, llegamos a un "cruce" de caminos y según una señal uno de ellos llevaba a Baquedano y demás pueblos de Ameskoa. Baquedano está a pocos kilómetros, unos tres creo recordar, en bajada. Como es obvio, también se puede subir desde Baquedano.

El Balcón de Pilatos desde otra perspectiva, "adentrándonos" en él. Aunque no se aprecia entre los árboles está el nacerdero 

El camino para bajar (y subir) 

Otro momento de la bajada | 20180722

No llegamos a bajar hasta el pueblo, pero el camino, aunque un poco más complicado que el del Balcón, es fácil. Baquedano es el pueblo en el que está el nacedero del Urderrra, por lo que desde aquí seguramente se llegue al nacedero. Pero, la entrada a este está regulado y hay que coger fecha desde Internet.

Acercarte a la caída da vértigo, es por ello que imaginar las atrocidades, entre otras tantas, que hicieron aquí después del golpe militar de 1936 da una sensación entre pena y rabia. Según cuentan los fascistas utilizaron este lugar para asesinar a republicanos, socialistas, comunistas y gudaris y todo aquel que consideraran molesto. Los llevaban con los ojos vendados hasta el final de los riscos y los dejaban caer. Porque este monte también  guarda en sus entrañas la historia negra de las atrocidades que allí se cometieron: todavía quedan cuerpos de fusilados que después de muertos o en la agonía lanzaban en las simas del monte.


Como llegar. Se accede desde la carretera NA-718 Olazti hacia Estella-Lizarra dentro del parque natural de Urbasa. Desde la parte de Sakana, después de subir el puerto de Urbasa hay que pasar el Centro de Interpretación que está en la entrada del parque natural y después el Camping Biotza. Pasado esto se llega al "raso" donde los caballos y el ganado suele pastar en libertad. Al final casi del raso está la señal indicativa y el aparcamiento para visitar el Balcón de Pilatos. A unos 150 metros está el Balcón.

Este árbol recibe, en la "entrada" del Balcón de Pilatos, al visitante 

Cerca del aparcamiento nos encontramos con esta curiosa cara sonriente realizada con piedras que desconozco si es de algún artista o de la gente que ya no sabe lo que hacer. Hace poco leí un artículo muy interesante sobre como el apilar piedras están cambiando el entorno natural de la montañas. 

20170902



Comentarios