Ir al contenido principal

La montaña de fuego: Timanfaya

En el Parque Nacional del Timanfaya, las llamadas Montañas de Fuego, se contabilizan un total de 25 volcanes, que sumados al resto de formaciones repartidas desde el norte hasta el sur de la isla, hacen que Lanzarote tengo el sobrenombre de la Isla de los Volcanes. Y no es para menos, ya que la historia de Lanzarote comienza con las emisiones de lava hace más de 11 millones de años.

Volcanes en el Parque Nacional del Timanfaya | 20170821

El Timanfaya surgió hace, solo, unos 300 años cuando las erupciones volcánicas ocurridas entre los años 1730, 1736 y 1824 cambiaron la fisionomía de la isla dando lugar a numerosas estructuras geomorfológicas propias de otros planetas. A Marte se le llama el Planeta Rojo, y creo que no será muy diferente de las tierras volcánicas de Lanzarote.



Parque Nacional del Timanfaya | 20170821

Colores rojos, ocres, negros, naranjas y pardos te acompañan por infinitas carreteras solitarias donde a ambos lados se pueden ver las siluetas de los volcanes y sus figuras rugosas e imposibles creadas gracias a la solidificación de la lava. Parecen tan frágiles y sin embargo tan robustas. Lo que más llama la atención, o lo que es a mi, los cráteres por donde una vez salió de los más profundo de la tierra la lava.


Parque Nacional del Timanfaya | 20170821

El Parque Nacional del Timanfaya está entre las localidades de Yaiza y Tinajo. Cuando fuimos la carretera de acceso al parque desde Yaiza estaba en obras y dimos alguna vuelta de más buscando la entrada. Además, como he comentado en anteriores entradas sobre la isla, los Centros Turísticos de Lanzarote, CACT, estaban cerrados por huelga de sus trabajadores, así que cuando llegamos al aparcamiento nos encontramos con la barrera cerrada. Así que no pudimos ver ni los geisers, ni los volcanes de cerca... Estos recorridos se hacen en autobús, y como estaba cerrado el parque, no había posibilidad de hacer nada.

Yaiza desde la carretera 

Carreteras infinitas entre cráteres en el Parque Nacional del Timanfaya

Entrada a las Montañas de Fuego totalmente vacía | 20170821

Leí como que el servicio de paseos en camello y dromedario si que estaba en marcha porque debe ser independiente a las Montañas de Fuego, pero nos negamos a hacer ese tipo de utilización de animales. También estaba la posibilidad de hacer algún trecking por libre, pero tampoco estábamos para aventuras. Si ya de por sí el paraje da sensación de aridez y soledad, en ese momento Timanfaya era un verdadero desierto. Nos juntamos con un par de coches más en nuestra misma situación, pero poco más.

Un área de descanso a la entrada del Parque, vacío
Carretera y entrada a las Montañas de Fuego  | 20170821

Así que lo único que pudimos hacer fue recorrer el parque en coche haciendo alguna parada, pero tampoco había opción a hacer muchas paradas porque no hay espacio en la carretera. Entramos al parque por Yaiza, llegamos hasta Tiguatón, pasamos por La Geria donde se pueden ver como cultivan vino en Lanzarote y volvimos a Yaiza.

Parque Nacional del Timanfaya 

Carreteras infinitas en el Parque Nacional del Timanfaya | 20170821

El diablo del Timanfaya

En la entrada del parque de las Montañas de Fuego, en el aparcamiento están los famosos carteles del diablo del Timanfaya. Cuenta la leyenda que en 1730 se estaba celebrando una boda cuando comenzaron las erupciones volcánicas que darían como resultado Timanfaya. El novio era hijo de una de las personas más ricas de la isla y los padres de la joven se dedicaban al cultivo de plantas medicinales. En medio de la celebración, pues, empezaron a llover rocas y lava. Con tan mala suerte de que una gran roca aplastó a la joven novia.

El joven cogió una forca de cinco puntas y sacó fuerzas de donde no las tenía para levantar la roca que estaba matando a su amada. Y lo consiguió. Pero no su esfuerzo fue en vano ya que la joven había muerto. Victima de la desesperación el joven cogió el cuerpo de su amada y la forca de cinco puntas y desapareció entre los ríos de lava. La noche cayó en el lo alto de los valles del Timanfaya se vio la figura del joven iluminado por la luna llena levantando la forca de cinco puntas con los dos brazos antes de desaparecer en el ardiente terreno. Los testigos al ver aquella imagen suspiraron: ¡Pobre diablo!

La mítica imagen del diablo del Timanfaya a la entrada de las Montañas de Fuego | 20170821

De la sangre que derramó la joven nacieron las plantas medicinales que cultivaban sus padres y estas se les dio el nombre e los dos jóvenes enamorados: Aloe se llamaba el joven y Vera la joven.

Como llegar: desde Puerto del Carmen coger la carretera LZ-2 dirección Yaiza y en la segunda rotonda hay que coger la carretera LZ-67 que es la que recorre todo el parque de forma casi circular.



Comentarios