Ir al contenido principal

Entradas

Circuito de San Úrbez

Después de recorrer la estrecha carretera que circula por el interior del Cañón del Añisclo, uno de los recorridos o rutas más fáciles que se pueden hacer en esta parte del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es el circuito de San Úrbez o ruta del agua. 

Esta ruta comienza en un puente suspendido a más de 30 metros sobre el río Bellós y pasa por una rústica ermita construida en el interior de una cueva, además de por el agua cristalina del río, el descenso del agua por las rocas, para terminar adentrándonos en el bosque. En un pequeño desvío también se pueden observar las ruinas de un antiguo molino.

Entradas recientes

El Cañón del Añisclo

El Cañón del Añisclo es uno de los parajes más impresionantes del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, y casi diría que de los Pirineos de Huesca. El Cañón del Añisclo es una inmensa grieta entre montañas, esculpida durante siglos por la acción erosiva del río Bellós. Es un lugar único, por lo que en 1982 fue incluido en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido que este año han conmemorado su centenario. 

Durante los años 2018 y 2019 se ha celebrado el Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Pordido. En realidad, en 1918 Alfonso XIII declaró por Real Decreto el Parque Nacional del Valle de Ordesa o del Río Ara en el municipio de Torla. Después, en 1982, se ampliaron los límites del Parque Nacional y se incorporaron el Cañón del Añisclo, la Garganta de Escuaín, la cabecera del Valle de Pineta y el macizo del Monte Perdido.

Lo cierto es que el Cañón del Añisclo es un paraje único que bien podría pertenecer a cualquier película de fantasía. En muchos puntos del recorr…

Instantes de 2019

Dicen que nunca es tarde si el dicho es bueno, y, sobre todo, nunca es tarde para recordar un buen año, sobre todo en lo que a viajes, escapadas, rincones recorridos y aventuras vividas se refiere. Este año he podido tachar de la lista algunos de los sitios que tenía en la lista desde hace mucho tiempo.

Janovas no rebla

Visitar pueblos abandonados tiene su encanto. Son pueblos con un halo de misterio que recorre por sus calles, a la vez de la tristeza que acompaña al lugar. Las razones de los abandonos nunca son bonitas es por ello que ante todo hay que realizar la visita con respeto. Detrás de los abandonos de pueblos hay historias de abusos y maltratos por parte del poder, de expropiaciones, desalojos y ocupaciones.

Por eso, tiene aún más encanto cuando al visitar un pueblo abandonado que hacía mucho tiempo que querías visitar, en vez de un pueblo abandonado lleno de misterio y tristeza, te encuentras con un pueblo resurgiendo de sus ruinas, de sus cenizas. Te encuentras un pueblo con vida. Un pueblo dispuesto a levantar las calles y las casas qué un día les obligaron a abandonar. Es el caso de Jánovas.


Jánovas en un pueblo del Sobrarbe de Huesca situado en el Valle del río Ara. Su historias es una de las más tristes que he conocido relacionado al abandono por la construcción de un embalse. Entre o…

La montaña de fuego: Timanfaya

En el Parque Nacional del Timanfaya, las llamadas Montañas de Fuego, se contabilizan un total de 25 volcanes, que sumados al resto de formaciones repartidas desde el norte hasta el sur de la isla, hacen que Lanzarote tengo el sobrenombre de la Isla de los Volcanes. Y no es para menos, ya que la historia de Lanzarote comienza con las emisiones de lava hace más de 11 millones de años.


El Timanfaya surgió hace, solo, unos 300 años cuando las erupciones volcánicas ocurridas entre los años 1730, 1736 y 1824 cambiaron la fisionomía de la isla dando lugar a numerosas estructuras geomorfológicas propias de otros planetas. A Marte se le llama el Planeta Rojo, y creo que no será muy diferente de las tierras volcánicas de Lanzarote.

La manzana de la discordia

Una de las mejores cosas que se pueden hacer por Barcelona es pasear por el passeig de Gràcia. Allí se encuentran varios tesoros del modernismo. Las casas convertidas en arte. Caminando por Gracia hay un lugar donde el modernismo vive: la manzana de la discordia. En esta manzana, en pocos metros, hay cinco casas de modernismo: Amatller, obra de Josep Puig i Cadalfalch; Lleó Morera, del arquitecto Lluis Doménech i Montaner; Mulleras, obra de Enric Segnier i Villavechiaren; Josefina Bernat del arquitecto Marcel-lià Caquillat y, en especial, al lado de la casa Amatller, esta la Casa Batlló. A pocos metros otra maravilla: la casa Milá o la Pedrera.


Hace cien años, el paseo de Gracia se convirtió en la calle de moda. Toda la burguesía del momento quería tener su casa en este paseo. Además, cada uno quería que la suya fuera mas bonita que la del otro. Paseaban por el paseo de Gracia delante de tiendas de moda y de lujo. Hoy en día, el paseo de Gracia es un museo al aire libre.

Park Güell

Barcelona es una de mis ciudades preferidas. Incluso antes de haberla visitado me gustaba. Siempre me ha parecido una ciudad cosmopolita y moderna; además de albergar la mayor parte de las obras del arquitecto Antoní Gaudí.

Una de los lugares creados por el arquitecto que más ilusión me hacía visitar era el Park Güell. Y así fue la primera vez que visitamos Barcelona.