Ir al contenido principal

Preparando la maleta a Oporto


Los edificios antiguos decorados con las características baldosas le dan ese aire bohemio y artístico a la ciudad de Porto. Una ciudad a las orillas de río Duero que enamora a primera vista. No es de extrañar que se diga que a Porto siempre vuelves. Una ciudad separada pero a su vez totalmente unida por el río que es testigo de toda la belleza de la Ribeira y de las bodegas del vino que lleva el nombre de la ciudad.


Tres días son suficientes para saborear ese toque decadente y bohemio de la ciudad. Para pasear por sus calles, pero no para conocerla como se merece. Un viaje relámpago que organizamos con tres días de antelación. Pero esto, solo ha sido un aperitivo. Saudade, Porto. Volveremos.


Por fin, Oporto


Porto siempre había estado entre mis lugares preferidos para visitar, sobre todo teniendo en cuenta de que no está tan lejos como otros destinos. Pero parecía que nunca llegaba el momento hasta que organizando el pequeño viaje para esos días de julio encontramos en Busco un chollo una oferta para ir a Porto. No era la primera vez que veía esta oferta, pero en esta ocasión todo indicaba a que era el momento adecuado para cogerla ya que las demás opciones no nos convención. Y nos lanzamos a la aventura.

El sábado 23 de julio salíamos de viaje y el miércoles hicimos la reserva. Entre el viaje de ida y vuelta el 27 de julio, miércoles, íbamos a estar tres días completos en Porto (24, 25 y 26 de julio). Cuando se va para poco tiempo es imprescindible tener claro los puntos más importantes que se va a visitar; hacer una pequeña guía para no perdernos nada y con información que nos pueda hacer falta.

Porto/Oporto


Porto, Oporto en español, con más de 237.000 habitantes es la segunda ciudad más grande de Portugal por detrás de Lisboa, la capital del país. En Porto se diferencian 15 freguesías o barrios y toda su área metropolitana reúne a más de dos millones de habitantes.

Alojamiento


Pasaríamos cuatro noches en el Hotel Belver Beta Porto **** en el barrio de Amial, a unos cuatro kilómetros al norte del centro de Oporto. La oferta además incluía billetes para el autobús turístico, entradas para una bodega de vino de Oporto y billetes para el crucero de los seis puentes. Todo por 232 euros dos personas.

La habitación del hotel estaba bien, era amplia. La cama eran en realidad dos camas grandes unidas. Disponía de televisión satélite en el que podíamos ver los canales internacionales de televisión española además de otros canales extranjeros. También tenía una pequeña nevera pero que no se si estaba rota o que pero no enfriaba nada. Como he dicho la habitación era muy espaciosa, tanto que también tenía una pequeña mesa y sillón para poder trabajar a parte del escritorio que muchos hoteles suelen tener. Entraba mucha luz desde la ventana, pero las cortinas cerraban toda el ventanal por lo que por la mañana no era ningún problema la claridad. Además, podíamos ver el atardecer desde la habitación, aunque las vistas no fuesen muy bonitas. El baño también estaba bien.


En el hotel también había un healthy club, es decir, piscina interior con jacuzzi, baño turco y sauna; gimnasio, salas para masajes... Excepto los masajes que se pagaban a parte, con la oferta teníamos acceso gratuito al healthy club.

El viaje


Desde Alsasua al hotel hay 710 kilómetros que hicimos en coche. Google Maps indicaba que en 6 horas estaríamos allí pero Google Maps no prevee las paradas para comer y de descanso necesarias en los viajes así que llegamos en unas ocho horas. Resumiendo el recorrido fuimos por Vitoria, Burgos, Leon, Benavente para entra a Portugal por Chaves.

El viaje no se nos hizo difícil pero si muy largo. Solo nos juntamos con trafico en la zona de Burgos, después fuimos prácticamente solos hasta casi Porto. Pero son muchas horas, así que decidimos volvernos un poco antes. Así que en vez de quedarnos hasta el miércoles, salimos de Porto el martes por la tarde-noche. Estuvimos viajando toda la noche y llegamos de madrugada pero así teníamos el miércoles para descansar antes de volver al trabajo al día siguiente porque si no era mucha paliza.

 Cambio horario

Una de las cosas de las que no nos habíamos dado cuenta hasta casi llegar a Portugal, fue el cambio de horario que hay que hacer al cruzar la frontera del país. Hay que retrasar el reloj una hora.

 Idioma

El idioma no fue ningún inconveniente en ningún momento. El portugués es fácil de entender, además, Porto es una ciudad muy turística y mucha de la gente que trabaja de cara al público habla castellano muy bien.

Transportes


El Hotel Belver Beta Porto está a unos cuatro kilometros del centro de Oporto. Tiene parking exterior gratuito e interior por 12,5 € la noche. Pero no hace falta coger el coche para llegar al centro ya que el autobús de línea para a unos 100 metros del hotel y te lleva al centro y a la vuelta para en la misma entrada del hotel. El autobús es el 600 y termina el recorrido en la misma Avenida de los Aliados, por lo que no tiene perdida. Allí mismo se coge el de vuelta, el 600, y la parada es Telherias. Pasa cada 15 minutos más o menos durante el día y cada media hora a partir de las nueve de la noche. De todos modos es aconsejable consultar los horarios en cada temporada. Es un poco caro ya que el precio del billete es de 1,85 € por persona, pero merece la pena ya que en 10 minutos estás en el centro.

Es aconsejable utilizar el transporte público si no se conocen muy bien las carreteras porque el primer día cogimos el coche para ir a la playa, y aunque habíamos mirado el recorrido con anterioridad, con tantas carreteras, variantes y demás nos costó un poco más de lo deseado llegar a la playa. Lo bueno de todo eso fue que el día de la llegada tuvimos que dejar el coche aparcado fuera del hotel, en la calle, y a la vuelta de la playa conseguimos plaza de parking en el hotel. Ya no lo volvimos a mover hasta que nos fuimos.

Además, el autobús turístico incluido en la oferta también hacía paradas en muchos puntos, entre ellos, la playa de Foz do Douro, que si llegamos a saberlo antes, no hubiésemos cogido el coche para nada.

Restaurantes


Lo que no nos gusta de ir a hoteles  es el tema de las comidas. Solo el desayuno estaba incluido en el precio, y aunque tuviésemos contratado algún tipo de pensión tampoco es agradable tener que estar pendiente del reloj. Así que cuando vamos de hotel la mayor parte de nuestras comidas son de supermercado, aunque también vamos de restaurantes, claro.

El restaurante del hotel era demasiado elegante para nuestro gusto y solo tenía carta. Cenamos un día en él y nos resulto un poco caro para los precios de Porto y, sobre todo, de ese barrio. Eso si, el vino verde de Braga estaba riquísimo, es más, no somos muy de vino, y nos parecía excelente. El bar también tenía unos precios excesivos; por ejemplo, un café con leche costaba tres euros. En frente del hotel había un pequeño bar donde el café con leche costaba 75 céntimos y la caña de cerveza 1,2. En el centro depende mucho donde está situado el bar pero los precios también son mas bajos que aquí.

Que hacer en Porto


Como cualquier ciudad y más si es tan encantadora como Porto lo mejor para conocerla es pasear por sus calles. Pero hay ciertos lugares que no te puedes perder si vas a Porto.

❖ Guía de viaje

Esta es la pequeña guía día a día que llevamos para poder visitar la mayor parte de las cosas en el poco tiempo que íbamos a estar. Hay que tener en cuenta que cuando hice esta agenda pensábamos que con la oferta entraba un CityPass, es decir, descuentos en las entradas de museos y lugares más significativos de la ciudad; al llegar al hotel supimos que en realidad teníamos dos días en autobús turístico. Por eso cumplimos esta guía en un 60% más o menos; en lo esencial, lo cumplimos, pero solo nos marco 'el camino'.

23 de julio. Sábado.

Empieza el viaje: Alsasua-Porto.
Instalarnos en el hotel y dar una vuelta por los alrededores para conocer el barrio.

24 de julio. Domingo.

Día de playa: Foz Do Douro.

25 de julio. Lunes.

Porto histórico:
 Avda de los Aliados.
 Libreria Lillo e Irmao.
 Torre de los Clerigos.
⇢ Palacio de la bolsa, Iglesia, Catedral...
⇢ ¿Tranvía?
Utilizar el CityPass.

26 de julio. Martes.

Crucero por el Duero.
El barrio de La Ribeira.
Puente Dom Luiz I.

27 de julio. Miércoles.

Si ha quedado algo sin ver, ¡es el momento!
Vuelta a casa :(

 Yellow Bus

No nos gusta mucho las visitas guiadas ni las excursiones organizadas. Por eso nunca nos habíamos subido a un autobús turístico. Pero en esta ocasión como venía dentro de la oferta, decidimos aprovechar para conocer toda la ciudad en las dos horas que duraba el recorrido. Además, nos vino muy bien ya que no disponíamos de mucho tiempo.

Lo bueno de estos autobuses, a parte de que te enseñan lo más destacable y turístico de la ciudad, es que hacen parada en muchos de estos puntos para poder visitar más detenidamente el lugar. Nosotros fuimos demasiado tarde, en el último viaje, y por eso no nos bajamos en ninguna de las paradas, pero es una buena forma para conocer la ciudad. Por ejemplo, como he comentado, podríamos haber ido a la playa en el autobús.


De todos modos si no irían los billetes incluidos en la oferta no habríamos ido en el autobús. Hay tres compañías de autobuses turísticos: rojo, amarillo y azul. La nuestra era el Yellow Bus, el amarillo. Los recorridos eran parecidos en todas las compañías. El precio del billete del Yellow Bus es de 13 € un día y 15 € dos días por adulto. El recorrido dura unas dos horas y recorre todo el casco histórico de Porto, pasa por el centro urbano, Foz do Douro y Vila Nova de Gaia. Te puedes bajar y subir tantas veces como quieras y en los puntos que quieras. También hay diferentes rutas para elegir.

Los autobuses también paran en Vila Nova de Gaia porque te dan la opción de visitar una bodega. En este caso con la oferta también nos venía una entrada para una bodega pero no era algo que nos llamase mucho la atención así que tuvimos que dejar esta visita.

 Crucero de los seis puentes

Un crucero de una hora por el Duero en el tradicional barco o rabelo que se utilizaba para transportar las uvas y el vino. Como su nombre indica el recorrido pasa por los seis puentes de Porto y llega hasta su desembocadura en el Atlántico. El crucero si es totalmente recomendable en la visita a Porto.


La empresa que 'teníamos contratada' era Tomaz Douro y la salida del barco era desde el puerto de Oporto, en La Ribeira; la taquilla con bandera amarilla. Una vez llegas al puerto están todas las compañías disponibles para realizar el crucero. Además por las calles de Porto también hay innumerables tiendas en las que poder comprar billetes para estos viajes por el Douro. Creo recordar que había viajes cada media hora.

❖ Diario de viaje

Teniendo en cuenta, como ya he comentado, que pensábamos que lo que teníamos incluido en la oferta era un CityPass y no el autobús turístico y que nos volvimos un día antes, esto es lo que finalmente hicimos día a día en nuestro viaje a Porto.


23 de julio. Sábado.

El viaje: Alsasua-Porto.
Instalarnos en el hotel y dar una vuelta por los alrededores.

24 de julio. Domingo.

Día de playa: Matosinhos.

25 de julio. Lunes.

Avda de los Aliados. En el centro se encuentran las calles más famosas y concurridas de Porto.
Yellow Bus: cogemos el autobús en la Avda de los Aliados y nos bajamos cerca de la calle Catalina.
Café Majestic.

26 de julio. Martes.

Torre de los Clerigos.
Libreria Lillo. Una libreria de cuento, y es que se dice que la escritor JK Rowlin se inspiró en esta libreria para crear la de Hodwarts de Harry Potter. Por desgracia fuimos en una época de muchísima afluencia de gente y a una hora con mucha gente. La cola casi daba la vuelta a la calle así que tuvimos que dejar la visita al interior para una próxima visita a Porto con más tiempo. Además, para sumarlo a nuestra mala suerte, la fachada estaba en obras.
Barrio de La Ribeira. A las orillas del Duero se levanta este pintoresco barrio. Es la zona más antigua de Porto.
Puente Dom Luiz I. Teófilo Seyrig, socio de Eiffel, diseñó este magnifico puente de hierro.
Crucero de los seis puentes.
Vuelta a casa.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mucho mas que un camping, Sangulí Salou

Salou es uno de esos sitios en los que por una razón o por otra quieres volver siempre que tienes ocasión. Salou es una ciudad turística de la Costa Daurada de Tarragona. Playa, sol y, en las noches de vacaciones, fiesta. Atrae todos los años miles y miles de turistas. La primera vez que conocí Salou era solo una niña y lo hice de la mejor forma que pude tener, gracias al gran Camping Sangulí Salou. Desde entonces mi mes favorito del año se convirtió agosto, y durante el resto del año solo podía pensar en "el camping" y Salou.

San Pedro, una ermita entre robles centenarios

Año de setezientos y diezi siete a veinte de henero en esta iglle de San Pedro de la Valle de Burunda fue electo i ungido por primer Rei de Navarra, Garcia Ximenez y esta eleccion confirma el mesmo año el Papa Gregorio segundo como parece por su bu- la, que latiene la dicha valle ensu archivo, fue reedifi- cada esta Yglesia el año 1647
Un entorno único con centenarios robles como protagonistas que se retuercen buscando el sol. Han sido testigos del paso de los siglos. En estas tierras también habitaron los gentiles, grandes seres creadores de los dolmenes y los menires. También fue coronado el primer Rey de Navarra Garcia Ximenez, según reza la inscripción en la entrada principal de la ermita. Aquí también se celebran desde hace años romerías y bailes en honor al santo que da nombre a la ermita y a la campa: San Pedro. Es un lugar por el cual dos pueblos vecinos siguen teniendo sus redecillas. Una ermita dividida entre dos pueblos, una ermita y un santo compartido por dos pueblos. Una…

La misteriosa Eunate

Poco antes de llegar  a Puente la Reina, en la Zona Media de Navarra, en medio del campo, está la solitaria ermita de Santa María de Eunate. Una ermita sencilla, única y llena de misterio. Está considerada como una de las iglesias más bonitas del Camino de Santiago; y no es para menos.

El misterio sobre su nombre, cien puertas en euskera, su enigmática geometría, y el misterio sobre su origen, hacen de esta ermita diferente a cualquier otra iglesia románica. No existen muchas iglesias en el Camino con planta octogonal: dos, y el Santo Sepulcro de Jerusalem. Esta maravilla arquitectónica fue declarada monumento nacional.