Ir al contenido principal

La Garganta de Escuaín

Bajo las localidades de Escuaín y de Revilla, dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, se encuentra la Garganta de Escuaín o del río Yaga. Estas localidades se sitúan cada una a un lado de la gran garganta, y son el comienzo de diversos senderos para conocer este accidente geológico. 



Existen varias excursiones para visitar la Garganta de Escuaín y una de ellas y, quizás, la más sencilla es la de los Miredores de Revilla. Desde estos miradores y esta ruta se ve la garganta desde lo alto y se pueden apreciar las grandes paredes separadas por el río del cual se intuye su sonido durante prácticamente todo el recorrido. Después de realizar esta ruta súper fácil está la opción de bajar a la garganta. 

Garganta de Escuaín desde el Mirador de Revilla | 20190821

Una garganta es un gran barranco profunda y rocosa con lados escarpados. En la parte inferior está el río causante de estas gran paredes. Es distinto a un cañón, como el vecino Cañón del Añisclo también en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que tiende a ser más profundo y menos rocoso. 

Desde los dos Miradores de Revilla la sensación es de estar en Pandora, el mundo de Avatar. Enormes rocas que parecen suspendidas en el aire, ya que a penas se consigue ver el final. La vegetación y los bosques es parte del atractivo de este recorrido. Además, es fácil ver águilas, buitres y otros aves que habitan en la garganta. Desde esta parte, además, se ve también como suspendido la localidad de Escuaín. 

Garganta de Escuaín desde Mirador de Revilla | 20190821

Ruta de los Miradores de Revilla              

Garganta de Escuaín desde el segundo Mirador de Revilla | 20190821

La ruta de los Miradores de Revilla es un recorrido súper fácil con muy poco desnivel que va por la ladera del valle. El punto de inicio está a unos 300 metros de llegar a Revilla y está completamente señalizado. La mayor parte de la ruta discurre por bosques hasta llegar a los dos miradores, el primero de ellos poco después de llegar a la mitad del camino y el segundo al final del recorrido. Este último ofrece una de las vistas más bonitas y privilegiadas de la garganta. 

Pero vayamos por parte. El sendero comienza entre árboles y se gana un poco de altura, muy poca. A mitad de camino nos encontramos con un desvío que lleva hacia las ruinas de la ermita de San Lorien de Revilla que en nuestro caso visitaremos a la vuelta, así que, por ahora, seguimos nuestro camino hacia los miradores. 

Vistas desde el camino | 20190821

El primer miradores está poco después del desvío de la ermita. 


Garganta de Escuaín desde el primer Mirador de Revilla | 20190821

Después la ruta continúa durante unos metros por un bosque. 

Gran parte del recorrido se pasa por bosques | 20190821

Y después de caminar un poco más entre árboles bajando un poco se llega al segundo mirador, más espectacular que el anterior puesto que parece estar en un saliente de la roca, lo que hace que las vistas y la panorámica sea más bonita. 




Garganta de Escuaín desde el segundo Mirador de Revilla

Escuaín encima de la pared de la Garganta | 20190821

La vuelta la hicimos por el mismo camino. Antes de llegar al segundo mirador existe una ruta para bajar hasta el río. A la vuelta si que nos quedamos en las ruinas de la ermita de San Lorien de Revilla donde lo más curioso son las inscripciones y dibujos tallados en la roca del barranco. 


Ruinas de la Ermita de San Lorién de Revilla
Grabados en la roca 

Panel informativo de la ermita de San Lorién

Vistas desde las ruinas de la Ermita de San Lorien | 20190821

Debido a la fama que por suerte o por desgracia han ganado los Pirineos este año, cuando realizamos esta ruta había mucha gente en los miradores, así como durante todo el recorrido y se hizo un poco complicado poder disfrutar en soledad y tranquilidad de los miradores ya que estos son pequeños y todo el mundo quiere estar en ellos. 

La "masificación", siendo un poco exagerada, la pudimos ver también en el pequeño aparcamiento que hay al comienzo de la ruta, ya que la fila de coches mal aparcados en la carretera llegaba casi hasta el pueblo de Revilla que está a 300 metros. 

Información práctica de la ruta
  • Dificultad: muy fácil.
  • Desnivel: 100 metros.
  • Distancia: 2 km ida y vuelta.
  • Tiempo: 1 hora más o menos.
  • Señalizado.
Otras rutas por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido 

Comentarios